vivo2018

Teatro ODEÓN... un eslabón perdido

Ícono de nuestro teatro. En su escenario brillaron grandes glorias de nuestra escena y del mundo.

Se construyó en 1891 por iniciativa del empresario cervecero alemán Emilio Bieckert, en el lote en donde antes había existido el Teatro Edén. La sala, en forma de herradura, tenía capacidad para 800 espectadores. Con el correr de los años, se transformó en uno de los teatros más importantes de Buenos Aires durante el siglo XX.

Fue proyectado por el arquitecto alemán Ferdinand Moog. De estilo italiano, tenía detalles eclécticos como pináculos góticos, heredados de la cultura originaria de Moog y Bieckert. Además del teatro, el edificio alojaba, en sus pisos superiores, el Royal Hotel (propiedad de L. Schaefer) y en el local de la ochava, el restaurante Royal Keller.

En julio de 1896 se realizó la primera proyección cinematográfica en Argentina y el año siguiente tuvo lugar, en su sala, el congreso que decidió la candidatura de Julio Argentino Roca para su segunda presidencia de la nación.

En el escenario del Odeón porteño se registraron acontecimientos de la historia del teatro argentino:

En 1897, la compañía Maria Guerrero-Fernando Díaz de Mendoza y, al año siguiente, su rival María Tubau, estrena El gran mundo de Dumas, seguida en 1903 por la compañía de Carmen Cobeña y la de Enrique Borrás en 1907.

Ya en 1913 Leopoldo Lugones dio una serie de conferencias sobre el Martín Fierro, el dúo Gardel-Razzano en 1917, y la compañía de Angelina Pagano en 1918.

También se presentó Luigi Pirandello, en 1927, con su compañía Teatro d'Arte.

En 1932 se estrenó “Amanda y Eduardo” de Armando Discépolo, dirigida por Enrique Susini, con Iris Marga y Mecha Ortiz. Ese año, el joven Enrique "Mono" Villegas estrenaba “Concierto para piano y orquesta” de Maurice Ravel. El célebre pianista Wilhelm Kempff tocó en 1934.

En 1937 la actriz exiliada Margarita Xirgu representó “Yerma” y “Doña Rosita la soltera” de Federico García Lorca entre otras obras. Por aquellos años, el hotel pasó a llamarse Gran Hotel Roi y su ochava fue modificada para ampliar la entrada al establecimiento. Con el paso de los años el edificio siguió reformándose y degradándose (hasta se destruyó parte de la fachada para realizar una gran marquesina).

Para 1944 se estrenó “Una viuda difícil” de Conrado Nalé Roxlo, con Paulina Singerman. En 1945 se estrenó “La novia de arena” de Homero Manzi, con Orestes Caviglia y Delia Garcés. El 6 de junio de 1945, Mecha Ortiz estrena “La señora Ana luce sus medallas”.

La compañía argentina de comedias de Amelia Bence y Alberto Closas, en 1951, se presenta con “La estrella cayó en el mar” de Eduardo Borrás. En 1952, Lola Membrives, estrena “Las tres perfectas casadas” y, en 1954, se produce el estreno mundial de “La tercera palabra” de Alejandro Casona dirigida por su autor. Un año después se estrena “Corona de amor y muerte”.

La compañía de Madeleine Renaud-Jean Louis Barrault también actuó en el Odeón porteño. Fue para su temporada de teatro francés, en 1950, con “Partage de midi” de Paul Claudel y “El proceso”, de Franz Kafka, adaptado por André Gide.

En 1951 se estrena “Seis personajes en busca de un autor” con Diana Torrieri y el joven Vittorio Gassman y, en 1954, el Piccolo Teatro di Milano con Giorgio Strehler y Paolo Grassi, estrenaron “L'imbecile” de Pirandello y "Arlequin" de Carlo Goldoni.

Francisco Petrone dirigió “La gata sobre el tejado de zinc caliente”, con Inda Ledesma y Duilio Marzio, en la década del 60.

En 1962 se presentó Niní Marshall y, en 1967, Libertad Lamarque hizo “Hello Dolly” en una puesta de Daniel Tinayre, que luego dirigió a Nati Mistral en “Anillos para una dama” de Antonio Gala, en 1976.

En 1974, la producción de China Zorrilla, presentó “Arlequino” de Goldoni, protagonizada por Ulises Dumont y Gianni Lunadei.

En 1977, Les Luthiers, presentan su espectáculo "Mastropiero que nunca", que finalizó sus actuaciones en el Teatro Coliseo.

También se presentaron, en ese escenario, “Astor Piazzolla en concierto”, Luis Alberto Spinetta con el debut de “Pescado rabioso”, en 1972, Les Luthiers en 1976-77, "Drácula" con Sergio Renàn y Gigí Ruá en 1979, Cipe Lincovsky como Sarah Bernhardt en “La divina Sara” en 1981, Susana Rinaldi en “Hoy como ayer” de Maria Elena Walsh en 1982 y Osvaldo Pugliese en 1987.

A fines del siglo XX, el frente del teatro presentaba un estado de abandono y fuerte deterioro.

En 1985 se lo declaró “inmueble protegido” por su interés cultural y arquitectónico, según la ley 14.800, de 1959, que declara de interés nacional la actividad teatral. Sin embargo esta protección fue revocada por la administración del intendente Carlos Grosso y, en 1991, el edificio fue demolido, empleándose el espacio para la construcción de una playa de estacionamiento.

Durante la presidencia de Carlos Menem, su ministro de Economía, Roque Fernández, liberó al propietario de la obligación legal de construir allí un nuevo teatro. Contra esa decisión, Beltrán Gambier promovió una acción de amparo ante la Justicia Federal Contencioso Administrativa, que fue acogida favorablemente. La sentencia, que quedó firme, no fue suficiente para que la ley 14.800 se cumpliera, porque la ley no estaba reglamentada. Beltrán Gambier pidió la reglamentación y más tarde la Fundación Poder Ciudadano, promovió una acción de amparo con el fin de que se obligara al poder ejecutivo a reglamentarla. La Justicia Federal Contencioso Administrativa hizo lugar, en primera instancia, al planteo de la mencionada organización cívica, pero la sentencia fue apelada y dejada sin efecto por la cámara del fuero con un controvertido fallo negando la legitimación procesal al Poder Ciudadano.

En 2010 se presentó el proyecto de la Torre Odeón, un emprendimiento de oficinas diseñado por Dujovne-Hirsch con una altura de 124 metros, que ocuparía el terreno donde antes se erguía el teatro, y que incluiría una sala de espectáculos para 400 espectadores. De esa manera se cumpliría con la ley 14.800. El comienzo de la construcción fue, originalmente, anunciado para marzo de 2011.

 txlaindetidadsagaicasatactoresargentor