vivo2018

Adiós a ELENA LUCENA

La destacada actriz, cantante y bailarina Elena Lucena falleció hoy a los 101 años, según confirmó la Asociación Argentina de Actores. Famosa por su personaje de Chímbela en la película del mismo nombre dirigida por José Agustín Ferreyra, estuvo en las grandes revistas de la época dorada y en muchos musicales. Trabajó con Pepe Arias, Olinda Bozán, Alberto Anchart padre, Nélida Roca, Beba Bidart, Dringue Farías. Hizo más de 50 películas, teatro, televisión y radio.
Inició su carrera en la radio en la década de 1930 y alcanzó su mayor éxito a través de la caracterización de su personaje Chimbela, que más tarde fue representado en cine, teatro y televisión. Su vasta carrera cinematográfica incluye aproximadamente 50 películas, entre las cuales se destacan Chimbela (1939) y Una noche cualquiera (1951).1 Durante los años de 1940, participó en filmes encabezados por cómicos como Pepe Arias, Pepe Iglesias «El Zorro», Niní Gambier, Mirtha Legrand y Carlos Estrada.1 Sus mejores trabajos cinematográficos ocurrieron en Elvira Fernández, vendedora de tienda de Manuel Romero, Cinco besos de Luis Saslavsky y La Rubia Mireya, por la cual fue distinguida como la Mejor Actriz Cómica de 1948.
También incursionó como bailarina y a partir de la década de 1960, representó otro estilo de personajes. En teatro reemplazó a Libertad Lamarque en Hello, Dolly! y personificó a la viuda de Larraín de Valenzuela en la comedia musical chilena La pérgola de las flores. Sus últimas actuaciones incluyen una participación en el ciclo televisivo 099 Central (2002) y una valorada actuación como la madre y la tía de Antonio Gasalla y Graciela Borges en Dos hermanos (2010). Es la actriz más longeva de Argentina y una de las últimas sobrevivientes del cine argentino de la década de 1930.
Su última aparición en la pantalla grande fue en Dos hermanos, la película protagonizada por Graciela Borges y Antonio Gasalla en 2010. Ella hacía el papel de madre de los dos divos de la Argentina: "Estoy chocha, aunque aturdida -decía antes del estreno-. Estoy más vieja que nunca, pero tengo una hija que me hace de secretaria, enfermera, ayudante, me pasa letra, interpreta personajes y todo lo sabe hacer. Esta es otra gracia bendita de Dios".
Hace unos años, ella misma definía su personaje de Chímbela de la siguiente manera: "Es un angelito bajado a la tierra. Es pícara, pero no hay doble intención en lo que dice. No habla de novios ni nada de eso. Y no porque fuera malo, sino porque no estaba en el espíritu de la gente que conocía a este personaje. Tiene 12 o 13 años. Esa nena hacía mandados a los vecinos, con su muñeca de trapo. "Tengo una muñeca de trapo que era una camiseta vieja. Cuando me pasa algo lindo, voy y se lo cuento. Cuando no me pasa algo lindo, bueno, me voy a acostar y me dormo, total, a mí qué me importa".
El año pasado, con motivo de su centenario, realizó un gran festejo con sus íntimos amigos del medio, a quienes hoy les toca decirle adiós.

 

 

 

 txlaindetidadsagaicasatactoresargentor