COMO EN VIEJOS TIEMPOS

Por Daniels Álvarez para "El sube y baja" - Fotos: Máximo Parpagnoli (Teatro Colón)

A.jpg

Con la Italiana Anna Perozzi cantando el personaje título, el Teatro Colón cierra su temporada lírica 2018 con broche de oro.

Ella debuta en nuestro teatro en el exigente papel de Norma con maestría y madurez, me pareció que el rol de la sacerdotisa druida siempre hubiera sido suyo. Su imponente voz es limpia y de precioso timbre, sin esfuerzo aparente, cantó con dicción ejemplar y fraseo inmejorables. Su aria más importante, la dificilísima y siempre esperada “Casta diva” (verdadero hit de esta ópera) lo cantó con seguridad, afinación y finura haciendo estallar en aplausos y bravos a un Colón con localidades agotadas ya tiempo atrás.

Esta obra maestra de Vincenzo Bellini cuenta la historia de Norma, una sacerdotisa de los druidas que pese a sus votos litúrgicos de castidad, mantiene un idilio secreto con el gobernador romano Pollione, al que ha dado dos hijos. Este romance hace que Norma trate por todos los medios en acallar la rebelión contra Roma, esperando que se establezca la paz entre los dos pueblos y así no perder a su amado. Sin embargo Pollione se enamorará de Adalgisa, otra de las sacerdotisas druidas, circunstancia que provoca el desengaño e ira de Norma desencadenando el principio de la tragedia.

La mezzo Annalisa Stroppa a quien ya la conocimos en la temporada del 2012 por su excelente Cherubino en I due Figaro, la ópera de Saverio Mercadante. Fue una Adalgisa arrebatadora, con expresión dúctil, dulzura y sensibilidad para la inocente, honesta y humana sacerdotisa. Los dúos con la inteligente y poderosa Norma de Perozzi fueron sencillamente un verdadero deleite por la impecable ejecución. Esperaba mucho más del tenor mexicano Héctor Sandoval, quien cantó con voz timbrada y bien emitida pero faltó algo que es muy notorio cuando no las hay en un gran escenario como el Colón: potencia y volumen en la voz, a tal punto que fue inaudible en ciertos momentos, transformándose en un modesto Pollione. Los personajes secundarios estuvieron a cargo de Fernando Radó quien cantó solventemente a Oroveso, la siempre maravillosa Guadalupe Barrientos fue una convincente Clotilde y Santiago Bürgui como Flavio completando el excelente desempeño de nuestros cantantes locales.

B.jpg

El coro del Colón estuvo espléndido, afinado, potente con la calidad que ya nos tiene acostumbrados.

En el foso, la orquesta estable del Colón esta vez bajo la batuta experta de Renato Palumbo.

Austera pero efectiva puesta de nuestro compatriota Mario Pontiggia ya entrando en segundo tiempo para esta producción según sus propias palabras ya que el Regie iba a ser otro. Telones pintados a la antigua con imágenes que recuerdan a grabados sirven de marco adecuado para la tragedia pronto a desarrollarse. Las escenas fueron sucediéndose con mucha economía e inteligencia, no obstante, faltó movimiento a los guerreros y personajes que lucían demasiado estáticos y faltos de energía. Aníbal Lápiz nunca falla al firmar los vestuarios, bellos y primorosos al servicio de la trama.

Vicenzo Bellini compuso su Norma pensando en Giuditta Pasta, su cantante favorita. Anna Perozzi hubiera dejado satisfecho al compositor con su brillante y magnífico desempeño, en una noche inolvidable, como en los mejores tiempos del Colón.

C.jpg

NORMA, tragedia lírica en dos actos (1831) con música de Vincenzo Bellini, sobre libreto de Felice Romani basado en la tragedia Norma, Ossia L´Infanticidio de Alexandre Soumet.

Nueva Producción del Teatro Colón

Función de Gran Abono - 5 diciembre. Próxima función viernes 7 Abono Nocturno Nuevo.

Reparto:

Norma: Anna Pirozzi

Pollione: Héctor Sandoval

Adalgisa: Annalisa Stroppa

Oroveso: Fernando Radó

Clotilde: Guadalupe Barrientos

Flavio: Santiago Burghi

 txlaindetidadsagaicasatactoresargentor