vivo2018

PEDRO QUARTUCCI

pedroquartucci.jpg

Si hay un artista de doble juego con todas las letras ése es, sin dudas, el personaje en cuestión.

 

Es de las pocas personas en el mundo, y tal vez el único en nuestro país, que triunfó tanto en lo artístico como en lo deportivo.

Pedro Quartucci, Pedrito, como le decían desde pequeño y hasta sus últimos días, nació allá por el año 1905 (y falleció en 1983) en una familia de artistas de circo.

Desde la cuna fue mamando su amor por el circo y el teatro: “la verdad que yo no ingresé al teatro, me ingresaron”, mencionaba el “flaco” que ya, a los 4 años, era contorsionista en las giras del circo de su familia. Con el tiempo empezó a tener intervenciones actorales hasta hacerse un trabajo cotidiano.

Paralelamente a su carrera teatral que estaba en crecimiento, casi sin imaginárselo y quizá por obra del destino, Pedro participó de un concurso de boxeo, deporte muy popular en aquel 1923 (ver video de la sección para más información del deporte) y que le encantaba, sin saber el talento que tenía para practicarlo. Después de ganar esa exhibición se motivó en demasía y comenzó a entrenar para participar en el campeonato Argentino clasificatorio a los juegos olímpicos de París 1924. Curiosamente, una de las grandes ilusiones de nuestro protagonista era conocer la capital Francesa.

Y el destino jugó a su favor. Sorpresivamente “el flaco”, que competía en peso liviano, llega a París y consigue una utopía: ganar una medalla de bronce para su país y ser uno de los pioneros en convertir al deporte de los puños en la disciplina con más medallas ganadas en la historia de nuestra república.

En 1925 se convierte en profesional y disputa 4 peleas en Estados Unidos con mucho éxito. Se retira en 1928 para volver a las tablas definitivamente y realizar una carrera de ensueño en el teatro, el cine y la televisión. Entre sus destacadas participaciones podemos mencionar programas como La Familia Falcón 1963-1969), El Club del Clan (1964) o Dancing (1936).

Esta es la historia de un verdadero campeón de la vida. Un hombre que pese a la complicada situación económica que vivió desde muy pequeño, supo priorizar su amor por la actuación y su pasión por el boxeo. Dos mundos tan distintos, y tan sacrificados a la vez, que lo convierten en un “ARTISTA DE DOBLE JUEGO”.

Para saber más sobre PEDRO QUARTUCCI ingresá al link que aparece junto a esta reseña.

ARTISTA DE DOBLE JUEGO - con MARCO GARCÍA

 txlaindetidadsagaicasatactoresargentor